Hiporexia: cuando los abuelos no comen

Abuelo ejercicio- abuelo  deportista - vitalidad para abuelos - abuelos y enfermedades

a escena se repite en muchos hogares y hospitales: hijos o nietos tratando de alimentar a la fuerza a los mayores, como si fueran pequeños en su edad más rebelde. Sin embargo, su falta de apetito no es una pataleta sin sentido, sino un síntoma con serias consecuencias.

Se trata de la hiporexia que, en palabras de la doctora Rosa Burgos, endocrinóloga y Coordinadora de la Unidad de Soporte Nutricional del Hospital Vall d’Hebron en Barcelona, “significa disminución del apetito; así como la anorexia sería una falta absoluta de apetito, la hiporexia sería una disminución”.

Federico Cuesta, geriatra del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), añade que “es un síntoma que nos tiene que hacer indagar si hay algo más debajo”.

La vejez no viene sola

Cuesta explica que “el 90 por ciento de los pacientes mayores de 80 años presentan alteraciones del apetito” asociadas a factores fisiológicos.

En palabras más simples: los ancianos ‘normalmente’ comen menos porque disminuyen sus necesidades físicas y porque con la edad el estómago comienza a pedir menos cantidad; algunos porque perciben los sabores y olores de forma distinta, y otros por culpa de algún fármaco que estén recibiendo.

Otro factor clave que produce la hiporexia es social. “Los ancianos no pueden aislarse del ambiente que les rodea: muchas veces han perdido seres queridos recientemente, están solos, tienen ingresos en hospitales o, de forma involuntaria, se les lleva a residencias porque no pueden cuidarlos en casa”, lo cual tiene un impacto en su ánimo que se ve reflejado en platos de comida intactos.

“La hiporexia puede ser también un síntoma de alguna enfermedad que necesite apoyo psicológico, como una depresión; cuando se evalúa al paciente uno de los aspectos que hay que interrogar es el estado anímico, porque podría ser una de las causas”, añade Burgos.

En el peor momento

El agravante número uno de la falta de hambre es que aparece en el peor momento. “La enfermedad está ligada a la hiporexia y esto, para nosotros, es un problema porque cuando una persona está enferma es cuando necesita más energía”, asegura Burgos.

La desnutrición es la consecuencia más grave. Cuesta describe cómo se complica el rechazo a cualquier menú: “cuando hay una disminución en la ingesta, nuestros pacientes mayores empiezan a perder peso y, con el tiempo, acaban desnutriéndose; la desnutrición nos introduce en el círculo vicioso de las complicaciones, las estancias hospitalarias, incluso la mortalidad”.

Si un paciente pelea con la comida cuando tiene sus defensas golpeadas por alguna patología, se vuelve propenso a la desnutrición, que es, como dice Burgos, “uno de los principales problemas en los grandes hospitales: la desnutrición relacionada con la enfermedad”.

Interrogar y actuar

El primer paso para que la hiporexia no se salga de control es, como afirma Cuesta, detectarla. Para eso es crucial analizar lo que comen los abuelos en este momento y compararlo con lo que comían, por ejemplo, hace tres meses.

Burgos dice que el apetito “es un síntoma que hay que interrogar porque tiene tratamiento dietético y farmacológico si hace falta y si un profesional lo determina”.

Apenas se tenga la certeza de que esa boca cerrada está trastornando la nutrición, hay que ir con cuidado. “Si intentamos que aumenten la cantidad de comida sirviéndoles un plato enorme, vamos mal, porque, al contrario, vamos a intensificar el rechazo”, resalta Burgos.

Para contrarrestar la hiporexia, los consejos dietéticos van encaminados a la “dieta fraccionada, es decir, comer poco y a menudo, con platos enriquecidos”. Burgos sabe de recetas.

“El plato debe tener la mayor cantidad de energía y proteínas posible. Si hacemos un puré de verduras, podemos utilizar clara de huevo para enriquecerlo en proteínas o quesito”, sugiere.


Fecha: 11 Jul 2013


Fuente: vanguardia.com

Estancias disponibles:

Estancias de día para abuelitos

Estancia de día

Horarios de atención de 9AM a 5PM.
Es un espacio para fortalecer cuerpo y mente a través de diferentes actividades físicas, terapias ocupacionales, rehabilitación física.

Estancia Temporal para adultos mayores

Estancia Temporal

Ideal para personas que por diferentes circunstancias (viajes, remodelaciones o imprevistos) requieren de un lugar para alojarse.

Estancia Permanente para personas de la tercera edad

Estancia Permanente

Apoyo a nuestros residentes en sus cuidados primarios, ofreciendo apoyo las 24 hrs. del día por cuidadoras y enfermeras capacitadas para la atención de adultos mayores.

Lugar para Rehabilitación y Recuperación de adultos mayores

Rehabilitación y Recuperación

Estancia para Rehabilitación y Recuperación post hospitalaria o post operatoria del adulto mayor.

Durante 20 AÑOS nos hemos distinguido por la atención y el buen servicio ofrecido.

Blog del adulto mayor

casas para gente mayor sonora mexico - como tratar la hiporexia en geriatria - centros culturales en queretaro para persosnas tercera edad

¿Leche de soja o leche de vaca?

Algunas personas simplemente no pueden tomar leche de vacaEl culpable en la leche de vaca es la lactosa del azúc

 personas dela tercera edad haciendo ejercicio - estancias para adultos mayores en queretaro - dengue en adultos mayores

¿Se puede estudiar con 100 años?

Doña Manuelita, con 100 años, nos ha demostrado que la edad no es un impedimento y que nunca es tarde. Solo hay que querer hacerlo, tener

Asilos en Quertaro - Centros de Atencin para Personas de la Tercera Edad - Motivar Pacientes Geritricos

Desnutrición afecta más de lo que se cree a los adultos mayores

Se habla mucho de desnutrición infantil en Colombia, sin embargo, un reciente estudio, liderado por especialistas de la Pontificia Universidad Ja

Casa de descaso para adultos mayores - Casas de descanso para la vejez - Lugares para los adultos mayores

Propuestas de actividades para lograr mayor incorporación en los círculos de abuelos en Najasa

IntroducciónEl envejecimiento es un proceso normal y fisiológico, que comienza con el nacimiento, pero que se hace más evidente despué