Beneficios de la actividad física en adultos mayores. ¡No es tarde para ponerse en forma!

Recomendaciones para Personal en Asilos de Ancianos - Libros para Personas Mayores - Beneficios de la Telemedicina
Beneficios de la actividad física en adultos mayores. ¡No es tarde para ponerse en forma!
 
El envejecimiento forma parte de nuestra vida. La forma en la que nos hacemos mayores depende de nuestra genética, pero también de las actividades que realizamos a lo largo de nuestra vida. ¡Si, tu salud va a depender del ejercicio físico que realices! En la actualidad, la esperanza de vida ha aumentado y se estima que entre 2000 y 2050 el porcentaje de personas de más de 80 años aumentará hasta 4 veces ¿Cómo quieres estar a esa edad?

¿Qué es el envejecimiento?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el envejecimiento es un “proceso fisiológico que ocasiona cambios –positivos, negativos o neutros- característicos de la especie durante todo el ciclo de la vida”. Es decir, aunque es diferente de un individuo a otro, al ser un proceso continuo y normal, todos los seres vivos estamos envejeciendo desde que nacemos, pero este proceso se acentúa en los últimos años.

Algunos cambios físicos y biológicos en los adultos mayores:

– Pérdida progresiva de la capacidad visual.

– Pérdida progresiva del deseo sexual.

– Pérdida de la elasticidad muscular.

– Pérdida progresiva de la audición y el gusto.

– Pérdida de la agilidad y capacidad de reacción refleja.

– Disminución del colágeno de la piel y aparición de arrugas.

– Aumento de la hipertensión arterial.

– Degeneración de estructuras óseas.

– Pérdida de la tonicidad muscular.

Algunos de los cambios psicológicos en las personas mayores:

– Atención alterada.

– Memoria disminuida.

– Pérdida de autoestima y cambios de personalidad.

– Alteraciones en la percepción y en la velocidad de procesamiento.

– Menor capacidad para resolver problemas y tomar decisiones.

En 2002, la OMS define envejecimiento activo como “el proceso de optimizar las oportunidades de salud, participación y seguridad en orden a mejorar la calidad de vida de las personas que envejecen”. De todo esto se deriva la importancia de realizar unos hábitos de vida saludables (actividad física, alimentación…) pero también rutinas de participación social.

Actividad física y adultos mayores 

El hecho de llevar una vida pasiva es un importante factor de riesgo asociado a una mala salud y a una capacidad funcional reducida. Debemos tomar conciencia de la cantidad de beneficios que podemos obtener al realizar actividad física a cualquier edad.
  • Los beneficios de la actividad física en adultos mayores:
  • Las personas que realizan algún tipo de actividad física de manera continua viven más años.
  • Tienen menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y algún tipo de cáncer.
  • Disminuye la incidencia de diabetes y en caso de padecerla mejoran su control.
  • En enfermedades como osteoartritis el dolor mejora y la pérdida de masa ósea disminuye.
  • Si además de practicar actividad física siguen una dieta mediterránea, no fuman y realizan un consumo moderado de alcohol se produce un aumento de los beneficios.
  • La actividad física protege contra la discapacidad y mejora la movilidad.
  • Aumenta la fuerza y masa muscular.
  • Influye en las actividades de la vida cotidiana.
  • Mejora el rendimiento físico y disminuye el riesgo de caídas.
  • Tiene beneficios sobre el metabolismo, la regulación de la presión sanguínea y la prevención del aumento de peso.

La forma en que la actividad física se incorpora al estilo de vida de los adultos mayores es importante. El tipo de actividad física más corriente y conveniente entre los adultos mayores es caminar ya que puede realizarse por la mayoría de nosotros durante todo el año y con un ritmo y duración que puede ser controlado fácilmente.

Algunos de los beneficios que tiene caminar para las personas mayores:
  • Refuerzo positivo que produce en la persona al crearse un hábito.
  • Principal opción para aumentar la actividad física en la población sedentaria.
  • Se puede realizar de manera individual o en grupo favoreciendo el contacto con los demás.

Se puede fomentar la actividad física en la vida diaria en adultos mayores realizando actividades adaptadas que en la juventud les gustaba practicar, utilizando ejemplos prácticos de las posibilidades diarias de aumentar la actividad física (por ejemplo ir a hacer la compra, subir escaleras en lugar de coger el ascensor, sacar al perro a pasear…) y convenciendo de la idea de que la actividad física influye en la conservación de la independencia.

Qué beneficios tiene el ejercicio físico para las personas mayores

Los beneficios obtenidos al realizar actividad física en adultos mayores aplicados a la salud mental son variados.

  • Disminuye el riesgo de sufrir deterioro cognitivo y con ello padecer alguna demencia.
  • Tiene relación con la disminución de la ansiedad.
  • Previene y reduce el estrés.
  • Sirve de protección frente a la depresión y con el alivio de sus síntomas. Parece que existe relación entre un bajo nivel de actividad física y altos índices de depresión.
  • Mejora la motivación, autocontrol  y autoeficacia.
  • Aumenta la autoestima y la confianza en uno mismo.
  • Proporciona mayor satisfacción a nivel personal y bienestar general.
  • En personas de más avanzada edad, se recomienda una actividad física de intensidad moderada al mismo tiempo que unas expectativas positivas, convicción y compromiso de que la actividad física que van a realizar tiene efectos benéficos.

   
Fuente: blog.cognifit.com
11 May 2018
Keywords: Recomendaciones para Personal en Asilos de Ancianos - Libros para Personas Mayores - Beneficios de la Telemedicina

Eventos


Más eventos

Videos



Ver más videos

Noticias

Galería
Galería de Hacienda Vida Plena - Casa de asistencia y cuidado para adultos mayores en Querétaro



Noticias

Todas las noticias