Las razones por las que el ejercicio beneficia a la mente, tanto como al cuerpo

casas para enfermos de alzheimer df - asilos en el distrito federal - estancia para adultos mayores
Las razones por las que el ejercicio beneficia a la mente, tanto como al cuerpo
 
El ejercicio físico regular y no demasiado intenso es un requisito ineludible para mantener una mente sana en un cuerpo sano, a cualquier edad. Recalcamos el “no demasiado intenso” porque no hace falta prepararse para un triatlón para notar los efectos beneficiosos del ejercicio. Existen muchos estudios que dan por bueno practicar 20 minutos de ejercicios al día para notar diferencias destacables en cuanto a la calidad del sueño, el estado de ánimo y mejoras en el sistema cardiovascular y respiratorio. Y 20 minutos al día los tiene todo el mundo (aunque creamos que no es así).

Caminar de casa al trabajo, salir a dar un paseo a buen ritmo, jugar un partido de tenis con un amigo, dar un paseo en bicicleta o nadar son algunas de las actividades que todo el mundo podría practicar durante 20 o 30 minutos diarios, sin llegar al límite de sus capacidades, para empezar a notar los beneficios del ejercicio. ¿Por qué esos 20 minutos? Porque durante los primeros veinte minutos de ejercicio, para alguien realmente sedentario, marcan la diferencia y proporcionan el máximo beneficio para la salud a largo plazo.

Esta afirmación sale de un libro bastante popular de Gretchen Reynolds que se titula “Los primeros 20 minutos” (en realidad el título es más largo, y dice así como “La ciencia nos sorprende y revela cómo podemos: ejercítate mejor, entrena con más inteligencia, vive más tiempo“, pero parece algo pretencioso), pero además esconde una gran verdad detrás de las palabras.

Cuando hacemos ejercicio, la presión arterial y el flujo sanguíneo aumentan en todo el cuerpo, incluyendo el cerebro.

El profesor Justin Rhodes, de la Universidad de Illinois hace esa afirmación, y eso significa que “más sangre significa más oxígeno y energía, lo que hace que nuestro cerebro trabaja mejor“. Así que tenemos que los primeros 20 minutos de actividad física incrementan la presión arterial y el flujo de sangre en todo el cuerpo, hacen que llegue más oxígeno al cerebro, que se genere más energía y que trabaje mejor. Y también el resto del cuerpo.

Ahí tenemos la explicación moderna el bsana in corporbe sano. El ser humano está diseñado para moverse, no para vivir sentados, repartidos entre el coche, el escritorio y el sofá de nuestra casa. Un cuerpo sedentario arrastra al cerebro a un estado de baja actividad, y la baja actividad no estimula al cuerpo lo suficiente. Es un círculo vicioso, y por eso nos cuesta tanto empezar a hacer ejercicio después de largas temporadas de actividad nula. Y por eso nos engancha el ejercicio cuando pasan las primeras semanas de adaptación.

No solo eso, sino que se sabe (y se puede comprobar fácilmente) que las personas activas, que realizan deporte regular, comen más sano. Es sencillo hacer la prueba, basta con “ponerse” a hacer ejercicio de forma regular a la vez que empezamos una dieta, pero una dieta de verdad, no una dieta milagro: hablamos de alimentación sana y variada, y en su justa medida, y contando con el consejo de un buen nutricionista. Nos será fácil renunciar a los aperitivos, a las grasas en exceso, a los fritos, incluso al alcohol.

No podemos dejar el tema sin citar a Medline Plus en lo que es un resumen perfecto de los mayores beneficios del ejercicio físico regular:

La actividad física contribuye a la salud mediante la reducción de la frecuencia cardíaca, reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular y reducción de la pérdida ósea que se asocia con la edad y la osteoporosis. La actividad física también ayuda al organismo a utilizar las calorías de manera más eficiente con la consiguiente pérdida y mantenimiento del peso. También incrementa la tasa de metabolismo basal, reduce el apetito y ayuda a reducir la grasa corporal.

Así que ya lo sabemos: el ejercicio físico regular activa el cerebro, nos hace sentir mejor, y nos da beneficios en la salud que se notan al poco tiempo de, precisamente, ser regulares en el ejercicio. El secreto es la constancia: no es necesario hacer grandes esfuerzos puntuales (algo que puede ser contraproducente), sino hacer algo con frecuencia, constancia, esperando ver resultados a medio o largo plazo. Nunca a corto plazo.

   
Fuente: blogmapfre.com
20 Jun 2017
Keywords: casas para enfermos de alzheimer df - asilos en el distrito federal - estancia para adultos mayores

Eventos


Más eventos

Videos



Ver más videos

Noticias

Galería
Galería de Hacienda Vida Plena - Casa de asistencia y cuidado para adultos mayores en Querétaro



Noticias

Todas las noticias