Las mejores actividades físicas para adultos mayores

cuido persona mayor - libros recomendados para ancianos - casa de asistencia para ancianos en queretaro
Las mejores actividades físicas para adultos mayores
 
La práctica de actividades físicas por adultos mayores es una de las mejores formas de mantener la salud, la felicidad e incluso alargar la vida. El deporte no es solo cosa de jóvenes. Más que nadie, las personas adultas mayores deben ser conscientes de que la actividad física tiene que convertirse en una prioridad en su día a día, con el fin de alargar su vida útil el máximo tiempo posible.

Vivimos en un planeta envejecido, fruto del éxito de las políticas sanitarias pero, ¿Cuánto acarrea mantener socioecónomicamente a la tercera edad? Sin duda una cantidad exagerada que podría reducirse con políticas para fomentar el deporte.

¿Por qué es tan necesario que los adultos mayores practiquen algún tipo de actividad física?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los adultos mayores inactivos verán reflejada su salud a medida que pasan del sedentarismo a “un cierto nivel” de actividad. Esta recomendación es extensiva a cualquier persona adulta mayor, independientemente de su sexo, raza, origen étnico o discapacidad, siempre y cuando se adapten a cada una de sus necesidades.

Para este grupo de edad, el ejercicio consiste en actividades físicas de carácter recreativo o de ocio, deportes, desplazamientos, tareas domésticas y ejercicios vinculados a las actividades diarias, familiares y comunitarias. El fin es que una persona adulta mayor dedique al menos 150 minutos semanales a la práctica física de alguna de las diversas maneras que podemos encontrar.

Con ello podrán mejorar sus funciones cardiorrespiratorias, musculares, de salud ósea y funcional, evitar el deterioro cognitivo y la prevención de depresión o enfermedades no transmitibles (ENT).

Es evidente, en vista de los diversos estudios hechos público que, una persona adulta mayor activa, en comparación con otra inactiva, presentan:

– Menores tasas de mortalidad por causas relacionas con la cardiopatía coronaria, hipertensión, diabetes del tipo 2, cáncer de cólon o de mama, accidentes cerebrovasculares, depresión, artritis, problemas cardiorrespiratorios o musculares, etc.

– Un perfil más favorable a la hora de combatir las enfermedades citadas anteriormente y problemas musculares o de salud ósea.

– Mayor salud funcional, consiguiendo un menor riesgo de caída, funciones cognitivas en mejor estado y un riesgo más moderado en sus limitaciones funcionales .

Comenzar a practicar ejercicio físico

Cuando se decide comenzar a practicar ejercicio físico, es necesario seguir unas pautas para no caer en el camino.

Antes de todo, consultar con su médico o un especialista deportivo. Él, llevando a cabo análisis de salud, podrá indicarle cuáles son sus habilidades y limitaciones y definirá unas metas. De ella se extraen los siguientes consejos:

– No se dedique de la noche a la mañana a practicar deporte intenso. El entrenamiento debe ser progresivo.

– Mantener la regularidad es importante para evitar lesiones y conseguir resultados exitosos.

– No practique deportes violentos, de contacto y no participe en competiciones deportivas.

– Procure ataviarse de un equipo adecuado para practicar deporte (zapatos, ropa o complementos).

– Tenga precaución con la hipotermia o deshidratación, muy frecuentes en el deporte.

Una vez establecidas las pautas, identifique un punto de partida y propóngase metas a corto plazo. El ir superándolas a través de la rutina significará un éxito que se prolongará en el tiempo.

Intente escoger actividades no solo acordes a lo que el cuerpo necesite, sino en las que se divierta, socialice y sobre todo le ayuden a desenvolverse en el día a día.

Es importante dedicarle al calentamiento y enfriamiento aproximadamente cinco minutos. Estos ejercicios preparan a los músculos para la actividad física y previenen lesiones y dolores o agujetas después de la sesión.

Finalmente, combine la actividad física con una dieta sana y equilibrada. Una va de la mano de la otra y separadas el fracaso está asegurado. Esta son algunas de las recomendaciones del Instituto Nacional de Envejecimiento (NIA) a la hora de mantener un régimen nutricional saludable:

– Enfatiza las verduras, las frutas, los granos integrales, y la leche y los productos lácteos descremados o bajos en grasa.

– Incluye carnes con poca grasa, aves, pescado, frijoles, huevos y nueces.

– Es baja en grasas saturadas, grasas trans, colesterol, sal y en azúcares agregados.

– Equilibra las calorías de las comidas y las bebidas consumidas con las calorías quemadas por medio de la actividad física, para así mantener un peso saludable.

Actividades físicas

Según el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, podemos clasificar las distintas actividades según su aporte:

– Fuerza

– Equilibrio

– Flexibilidad

– Resistencia

Dentro de cada uno de ellos, sub-clasificamos las distintos ejercicios que podemos desarrollar para potenciar un estilo de vida saludable.

   
Fuente: lifeder.com
16 Aug 2017
Keywords: cuido persona mayor - libros recomendados para ancianos - casa de asistencia para ancianos en queretaro

Eventos


Más eventos

Videos



Ver más videos

Noticias

Galería
Galería de Hacienda Vida Plena - Casa de asistencia y cuidado para adultos mayores en Querétaro



Noticias

Todas las noticias