Los consejos de la abuela para el frío

estancias para adultos en guadalajara - asilos de ancianos en saltillo - asilos en queretaro gratuitos
Los consejos de la abuela para el frío
 
Dicen que muchas personas mayores tienen una visión muy protectora de la vida. Quizá se deba a las experiencias adquiridas en los años vividos, que les permite alcanzar esa sabiduría única, que se trae del tiempo pasado. Lo cierto es que los consejos de la abuela no deben ser desechados. Muy por el contrario, es esa palabra justa, que sirve como activante y que advierte sobre riesgos o peligros que corremos a lo largo de nuestras vidas, de igual forma que cuando nos dicen: “No comas esto...”.

En ese contexto, en estos tiempos de intenso frío, los consejitos que nos aportan nuestros mayores son inmensamente útiles, porque en varios casos reafirman pequeños tips que nunca pasan de moda.

Cuidados obligados

Con las intensas jornadas de frío que se padece en estos días, lo primero que hay que hacer, si se debe salir a la calle, es vestirse “como una cebolla”. Es decir, por capas, con abrigos no tan pesados. De esa manera, cuando se ingresa a un ambiente más cálido, ya sea en la escuela, si son niños o adolescentes, o bien en oficinas o locales, uno se va sacando ropa hasta alcanzar un bienestar a temperatura ambiente. Eso sí: así como hay que desabrigarse en el interior, hay que emponcharse nuevamente al regresar al aire libre. Porque en ese momento de descuido es cuando llegan los resfríos y otras enfermedades estacionales.

Otro consejo muy útil es cubrir la cabeza (opcionalmente boca y orejas), el cuello y las manos cuando hay bajas temperaturas, porque son zonas corporales receptoras de enfermedades. Una boina o gorro de lana, los infaltables guantes, la bufanda, el echarpe y hasta un pañuelo son todos elementos vitales para paliar el frío. Asimismo, el calzado de goma (si son botas mejor), las medias de lana (en la actualidad se suman las térmicas) y los infaltables pantalones largos en niños y mujeres, que también pueden lucir las modernas pero gruesas calzas, clave para combatir los fresquetes.

De más está decir que, en cuanto a los chicos y adolescentes, es importante estar atentos cuando salen a la escuela o de paseo, porque suelen descuidar su vestimenta -“La sangre caliente les hierve”, dice la nona-. Y si es necesario, ponerse firmes para que se abriguen. No está mal prevenir y es por su bien.

La comida ayuda 

Siempre es preferible ingerir comidas calientes que al natural (para la abuela es recomendable un puré calentito a una ensalada de tomate y lechuga) y, en lo posible, guisos de lentejas u otras legumbres, con fideos y carne o pollo. También se recomiendan las sopas para entrar en calor, que no es otra cosa que aportar calorías para combatir las bajas temperaturas. Y para los chicos, nada de leche chocolatada fría; tanto en el desayuno como en la merienda deben tomar infusiones calientes.

También es indispensable consumir muchos cítricos, con la naranja como estandarte, porque aportan gran cantidad de vitamina C, clave para combatir los resfríos. Pero si alguno se “pesca” uno, entonces, más allá de lo que dictamine el médico, siempre son buenos aliados los vapores de eucaliptus, los tés con limón y miel -también alivian la tos- y un vaso de leche caliente antes de dormir.

Un mínimo de aire... 

Aun cuando haga un frío extremo y los ambientes estén muy bien calefaccionados, siempre es importante dejar una rendija por donde ingrese aire. En especial si el calor llega desde sistemas a gas, ya sea de garrafa o natural, o hasta de brasas. Ese enorme enemigo silencioso que es el monóxido de carbono hace estragos y se pierden muchas vidas por este motivo.

Otro consejo es que las cobijas que cubren la cama no sobrepasen los límites. Tanto peso no resuelve el frío. Es más, no se recomienda dormir con medias (los pies deben “respirar” durante la noche) y si se utiliza bolsa de agua caliente, lo ideal es que la goma no esté en contacto directo con la piel, porque acelera la llegada de sabañones, incluso es conveniente conseguir una funda, si es posible de franela, que morigera el calor sin dañar.

Otro consejo, en especial para quienes no viajan en auto, es hacerle caso al servicio meteorológico. Si se anuncian lluvias, llevar un paraguas. Más vale prevenir que curar; empaparse en pleno invierno es sinónimo de pulmonía.

En conclusión 

La abuela puede resultar a veces reiterativa, hincha y hasta cargosa, quizá por sus formas para nada modernas de decir las cosas. Pero sus consejos son por demás interesantes. Y sirven, por lo que bien vale la pena ponerlos en práctica.

   
Fuente: cronica.com.ar
11 Nov 2016
Keywords: estancias para adultos en guadalajara - asilos de ancianos en saltillo - asilos en queretaro gratuitos

Eventos


Más eventos

Videos



Ver más videos

Noticias

Galería
Galería de Hacienda Vida Plena - Casa de asistencia y cuidado para adultos mayores en Querétaro



Noticias

Todas las noticias