11 claves para el cuidado de personas mayores


1. No cargues en silencio con el 100 % de la tarea

Si sientes que la carga es demasiada para ti, habla con tu familia al respecto. Nadie puede leerte la mente y es probable que los demás no se den cuenta que estás sobrecargado. Por ello, no dejes de decirlo, pero hazlo con calma y sin acusar ni culpar a nadie. Indica claramente lo que esperas que los demás hagan por ti: ir al supermercado, llevar a la persona a la que cuidas a las citas con el médico, transportar a tus niños algún día o incluso, invitarte a cenar y al cine.

2. No te sientas culpable por no vivir cerca

Es grande el remordimiento que aflige a quienes cuidan de un miembro de la familia y viven lejos, ya que por lo general cambian de horarios, pierden días de trabajo, gastan mucho dinero y pierden tiempo en los viajes, además pasan horas hablando con médicos y especialistas financieros; sin embargo, no comparten la satisfacción, por más efímera que sea, de los que cumplen la función de cuidado las 24 horas del día, los siete días de la semana. No es tu culpa.

3. Organízate

Prepara una lista con los contactos principales que vivan cerca (con nombres, números telefónicos, direcciones de correo electrónico), como amigos, vecinos, médicos, sacerdote, agente de viviendas o personal de recepción de apartamentos. Incluye al farmacéutico del barrio, con quien te puedes contactar en caso de emergencia. Distribuye la lista de contactos a todos los miembros de la familia, y si la persona bajo tus cuidados aún vive en tu casa, coloca una copia en un lugar visible para que todos puedan verla.

4. Asiste a un grupo de apoyo

El que cuida de otra persona necesita a alguien que lo escuche cuando quiera desahogarse. Sirve bastante hablar con personas que han atravesado por la misma situación, que han hecho lo mismo que haces tú. Un grupo de apoyo, ya sea en línea o en tu comunidad, puede servir para recibir orientación, consejo y consuelo. Asimismo, tus amigos y compañeros de trabajo que hayan vivido esta experiencia. Por eso, sólo pide si necesitas ayuda o simplemente alguien que te abrace.

5. Reserva tiempo para ti

No dejes de asistir a tu taller o charlas de lectura, ni dejes de hacer cualquier otra actividad que te dé satisfacción. Es importante seguir con las actividades y las relaciones que estimulan tu mente y tu espíritu.

6. Duerme lo suficiente

Nadie puede funcionar si no ha dormido bien. La falta de sueño disminuye la capacidad de concentrarse, de solucionar problemas y de recordar. Procura dormir ocho horas durante la noche. Toma una siesta cuando la persona bajo tu cuidado duerme. Cada tanto, toma un respiro: pídele a alguien que te reemplace durante unas horas o que lleve a la persona que cuidas a un sitio de asistencia temporal por una tarde. Tu madre (o padre) estará bien. Y te sentirás mucho mejor.

7. Encuentra tiempo para la actividad física

Como dijo un experto, el ejercicio aeróbico es como un fertilizante para el cerebro. No sólo mantiene el cuerpo en forma, sino también mantiene la agudeza mental. Si no puedes ir al gimnasio, compra o descarga de internet un vídeo de ejercicios. Pídele a un amigo que te reemplace unos 30 minutos para que puedas ir a caminar o correr. Encuentra la forma de hacerlo.

8. No desatiendas tu propia familia

Sí, tus padres te necesitan, pero también te necesitan tu cónyuge y tus hijos. Mira la posibilidad de contratar a un profesional de cuidados para los horarios de noche en algunas semanas. Así puedes estar en casa a la hora de la cena, ir al cine, o mejor aún, compartir una velada fuera.  

9. Mantén tu vida laboral en orden

Si trabajas fuera de casa y te das cuenta que no realizas bien las dos tareas, evalúa la posibilidad de tomarte un receso del trabajo. Los empleados que tienen cobertura de la FMLA (Ley de Ausencia Familiar y Médica), de carácter federal, pueden tomarse hasta 12 semanas de licencia al año, sin goce de sueldo para dedicarse a la atención de familiares. Consulta con el departamento de recursos humanos donde trabajas para conocer las opciones de licencia sin goce de haberes o las políticas de horario flexible, trabajo compartido o trabajo a distancia.

10. Aprende a decir no

Reduce tus otras responsabilidades. La iglesia, la Asociación de Padres y Maestros, el voluntariado en el hospital o la biblioteca encontrarán a otros que puedan colaborar mientras dedicas tu tiempo al cuidado de un ser querido. En algún momento regresarás. Recuerda: nadie puede hacerlo todo, ni todo el tiempo. Ni siquiera tú.

11. Relajate frente al televisor

Alquila películas de Cantinflas. O mira videos de bebés que se ríen en YouTube. El humor aligera la carga y eleva el ánimo. No reímos lo suficiente.



Fecha: 16 Jun 2017


Fuente: aarp.org
guarderia para ancianos toluca - asistencia para ancianos en queretaro - estancias para adultos mayores

Durante 20 AÑOS nos hemos distinguido por la atención y el buen servicio ofrecido.

Blog del adulto mayor

casa de descanso jubilados guadalajara - centros de dia para adulto mayor queretaro - clinica para personas mayores en queretaro

5 pasos para mantener un cerebro sano

Nuestros recuerdos, sueños, deseos, emociones y el sistema nervioso de todas nuestras funciones corporales están contenidas en el órgano más vita

Programa de Retiro para Ancianos en Mxico - Ropa para Personas Mayores - Actividades Acuaticas para Adultos Mayores

El envejecimiento activo explica hasta un 30% de las diferencias entre mayores

El trabajo remunerado, el voluntariado, el cuidado de los nietos y otras actividades sociales, como hacer deporte, son buenos para la salud de la

alimentacion en asilo de ancianos - juegos para fiestas de la tercera edad - actividades para abuelos en hogares de adultos mayores

El ejercicio es la clave para evitar las peligrosas caídas de los adultos mayores

Las caídas y las fracturas son una causa importante de discapacidad en la vejez. Un influyente grupo de trabajo médico de EE. UU. recomienda el e