Un asilo para hacer felices a los ancianos

estancias para adultos mayores en queretaro - sala de rehabilitaci髇 para ancianos de la tercera edad - acondicionamiento del hogar para adultos mayores

Neuqu茅n > Juana Jugan, la fundadora del hogar de ancianos, naci贸 en la bah铆a de Cancale, en Breta帽a, Francia, el 25 de octubre de 1792.  El marco hist贸rico franc茅s al momento de su nacimiento fue de total dramatismo: se viv铆an a pleno los d铆as de la Revoluci贸n Francesa que hab铆a derrocado la monarqu铆a absoluta. El rey y su esposa fueron guillotinados, el pa铆s viv铆a una dura guerra civil. Como muchas otras iglesias, la de Cancale fue cerrada y transformada en almac茅n de forraje.
Su padre falleci贸 cuando era muy joven, su madre trabajaba para alimentar a sus ocho peque帽os hijos. A los 15 贸 16 a帽os, Juana comenz贸 a trabajar como ayudante de cocina en una familia que la acogi贸 con afecto. Adem谩s, se asoci贸 tempranamente al servicio de los pobres: visitaba familias indigentes o a ancianos que se encontraban solos. As铆 aprend铆a el respeto, la ternura, a compartir lo que se posee y cu谩nta delicadeza se necesita para no humillar a aquellos que tienen necesidad de ser ayudados. En esos a帽os, un joven la pidi贸 en matrimonio, ella le rog贸 que esperase, y continu贸 su servicio, que fue para ella una escuela en donde se acrisol贸.
Despu茅s de la revoluci贸n, se aboc贸 a reconstruir la fe en la Iglesia. Fue entonces cuando decidi贸 consagrarse por entero al servicio de Dios. Dijo: 聯Dios me quiere para 脡l. Me guarda para una obra que no es conocida, para una obra que a煤n no est谩 fundada聰.
 
El camino hacia los pobres
En 1817, Juana dej贸 a su familia y se march贸 a Saint-Servan para ponerse al servicio de los pobres. Quer铆a ser pobre con ellos. Comenz贸 a trabajar como enfermera en el hospital del 聯Rosais聰, que era un refugio para todas las miserias. Entre esa pobre gente sarnosa, con enfermedades ven茅reas y sin los medios necesarios, el trabajo era muy duro, agotador. Juana se entreg贸 con todo su coraz贸n. Como si fuera poco, en los momentos libres daba catequesis a los enfermeros.
La sosten铆a una fe viva. Posteriormente, en 1817, se crearon congregaciones destinadas a favorecer la ayuda espiritual, a estimular la oraci贸n y la reflexi贸n cristianas.  Un poco m谩s tarde, comenz贸 a formar parte de una asociaci贸n m谩s exigente: la Orden Tercera Eudista (o Sociedad del Coraz贸n de la Madre Admirable) que hab铆a conocido desde su infancia por medio de las personas que le hab铆an ense帽ado el catecismo.
Las mujeres que integraban esta asociaci贸n llevaban una especie de vida religiosa en casa y se reun铆an para orar y dialogar. Encontraban una fuerte tradici贸n espiritual de San Juan Eudes: la llamada a un cristianismo de coraz贸n, una fe personal y libre, la relaci贸n viva con Jesucristo.
Juana fue miembro de esta orden tercera durante unos veinte a帽os y qued贸 profundamente marcada.
 
Descanso bienhechor
Durante doce a帽os vivi贸 con la se帽orita Lecoq, la acogi贸 como asistenta y como amiga. Participaban diariamente de la misa, se le铆an libros espirituales, hablaban familiarmente de Dios en un pa铆s que se vio azotado por una gran crisis financiera y malas cosechas que provocaron hambre y el aumento de mendigos en Francia.
 
Dio asilo en su casa
En 1839 Juana llev贸 a su casa, con el consentimiento de sus dos compa帽eras, a una anciana ciega y enferma llamada Anne Chauvin. De a poco, comenzaron a formar una asociaci贸n de caridad que se convertir铆a en Las Hermanitas de los Pobres. Al a帽o siguiente, ni Juana ni sus compa帽eras so帽aban con remediar otras miserias, ofrecer a otras personas consuelo, seguridad y cari帽o. Pero as铆 fue. El dinero, Dios no lo negar铆a.
As铆, Juana y sus compa帽eras continuaron con la obra comenzada, tomaron el nombre de Siervas de los Pobres y ella fue elegida como superiora. Formaron una verdadera comunidad religiosa, para la que la colecta fue la base de la obra caritativa de la comunidad.
 
Juana: buscadora de pan
Juana comenz贸 entonces con las colectas, ped铆a dinero, pero tambi茅n donativos en especie: comida, objetos, vestidos. Ella hac铆a de sus colectas una evangelizaci贸n que interpelaba la conciencia e invitaba a un cambio de vida. Gracias a la colecta, la acci贸n de la peque帽a asociaci贸n pudo ampliarse. Sin temor se instalaron en la Casa de la Cruz.
Nos cuentan sus bi贸grafos que recibi贸 el premio que la Academia Francesa conced铆a cada a帽o al franc茅s pobre que hubiera realizado la acci贸n m谩s meritoria. Es as铆 que el 11 de diciembre de 1845, ante un ilustre auditorio, entre los que estaban Victor Hugo, Lamartine, Chautebriand, Thiers y otras celebridades, Juana fue laureada.
 
Las Hermanitas de los Pobres
El grupo formado por Juana y sus amigas iba tomando conciencia de llevar una vida religiosa, para la que cada vez se organizaban mejor. Hab铆an hecho votos privados de obediencia y de castidad, y adoptaron nombres religiosos: Juana se llamar铆a Sor Mar铆a de la Cruz; caminaba 聯con las alforjas en bandolera y el cesto en la mano聰 para mendigar en nombre de los pobres ancianos.
Durante muchos a帽os de su vida, Sor Mar铆a de la Cruz vivi贸 en un peque帽o poblado de Rennes, en compa帽铆a de las novicias, en una habitaci贸n llamada 聯Chambre de la Cloche聰 (聯Habitaci贸n de la Campana聰). Desde all铆 fue invitada a emitir opini贸n sobre las rentas fijas que se le pudieran dar a la congregaci贸n. Ella expres贸 que era necesario continuar no aceptando ninguna renta fija, sino seguir dependiendo de la caridad.
Ya en 1870, Juana dej贸 la antigua habitaci贸n para ir al cuarto de la enfermer铆a, que ocup贸 hasta su muerte.
 
Su devoci贸n por Mar铆a
Su piedad eucar铆stica, su devoci贸n a la Pasi贸n del Salvador y al V铆a Crucis, su amor por la Virgen Mar铆a, impresionaban a las novicias; irradiaba alegr铆a cuando se acercaba a recibir la comuni贸n. Era un verdadero gozo verla rezar el rosario. Le gustaba decir: 聯Por el Ave Mar铆a iremos al Para铆so聰.
En agosto de 1879 su vida se apag贸. Los testigos hablaron de que su rostro emanaba paz. Hab铆a terminado su entrega, con y entre los pobres, en las manos de nuestro padre.
Fue beatificada,  precursora en el campo de la acci贸n apost贸lica y social, por su sentido humanitario y evang茅lico de la ancianidad que no se limit贸 a su tiempo.
 
Las Hermanitas en Neuqu茅n
La Di贸cesis neuquina fue creada con el primer obispo, Monse帽or Jaime Francisco de Nevares, al frente. Corr铆a la d茅cada del 60. De Nevares hab铆a viajado a Francia a los Concilios y visit贸 la casa madre de estas hermanitas que se dedican a mantener hogares de ancianos en todo el mundo. Ellas le hab铆an prometido que vendr铆an a abrir un hogar en esta capital.
Luego de largas conversaciones de don Jaime con el gobierno provincial, les fue otorgada a las hermanas una construcci贸n ubicada en las afueras de la ciudad para que levantaran su hogar. A nivel nacional, se hab铆a producido el golpe de Juan Carlos Ongan铆a, quien, al frente del gobierno nacional, envi贸 al Ingeniero Rosauer como interventor en esta capital. Don Jaime habl贸 con 茅ste sobre el tema, quien mantuvo el compromiso de que las Hermanas habitar铆an ese edificio. Pero cuando arrib贸 a esta ciudad la Superior General desde Francia, Rosauer decidi贸 no entreg谩rselas porque 聯no estaban a la altura de la geriatr铆a moderna聰, cuenta el Padre San Sebasti谩n. Don Jaime public贸 un comunicado para que todos conocieran este desagradable hecho. Sin embargo, las hermanas no se fueron.
Fue el padre Gregui quien les ofreci贸 a las hermanas arreglar las instalaciones del viejo gallinero de la chacra que ocupaba, para que se alojaran, adem谩s de ellas, algunos viejitos. En esa chacra, luego se construir铆a el Colegio San Jos茅 Obrero. La propuesta fue aceptada: se acondicion贸 el viejo gallinero y se convirti贸 en Casa de las Hermanas y albergue para los primeros siete ancianos. Las hermanas se alojaron con las Hermanas de Mar铆a Auxiliadora.
Felizmente, unos a帽os despu茅s, el intendente 脕ngel 聯Lito聰 Della Valentina les don贸 dos manzanas en Tronador y Choc贸n, lugar donde est谩 emplazado el actual Hogar de Ancianos. Una de las primeras alojadas fue Fermina Namuncur谩, hermana de Ceferino Namuncur谩.
 
Pulcritud e higiene
Al visitar el hogar se puede apreciar el cari帽o con que las Hermanitas atienden a los ancianos y la limpieza de sus instalaciones.
Cuenta el padre San Sebasti谩n que cuando vino el general Rodolfo Levingston de visita a Neuqu茅n, su esposa fue a conocer el Hogar de Ancianos. A ella le pareci贸 un lujo y se lo dijo a la Superiora. La Hermana Paula, con su acento franc茅s, le dijo su verdad evang茅lica: 聯Se帽ora, si su pap谩 tuviera que pasar sus 煤ltimos d铆as ac谩 驴no le gustar铆a que estuviera as铆?聰. La Hermanita hizo reflexionar a la se帽ora: atend铆an a los ancianos como si fueran sus propios padres, como 聯nuestros Cristos聰.
En febrero de 1977 comenzaron las obras de la capilla, que estar铆a, adem谩s, a disposici贸n de todo el barrio. Las Hermanitas siempre recibieron se帽oras voluntarias que van a colaborar en la tarea. Entre ellas, podemos recordar a Elsa Tapia de Della Valentina,  Guillermina de Os茅s, entre otrasantas.
 
Un alojado particular
El padre Juan Carlos Alfaya naci贸 un 1 de noviembre de 1942 en Capital Federal; es hijo de Bonifacio Alfaya, nacido en Galicia, y de Mar铆a Marqueza Rodr铆guez Ochoa. El apellido significa 聯joya聰 en sefard铆.
Bonifacio, su padre, se desempe帽aba en la capital como maestro pastelero. Tiene un hermano llamado Jos茅 Am茅rico, padre de una hija que le dio dos nietas y tres bisnietos.
Juan Carlos se recibi贸 de Maestro Normal Nacional en un colegio del barrio Constituci贸n de Buenos Aires. La vocaci贸n religiosa se defini贸 a los 22 a帽os; estudi贸 Filosof铆a en Viedma para ir a trabajar a Puerto Santa Cruz como maestro, a煤n estando consagrado se fue a Puerto Deseado a trabajar. Posteriormente, en 1967 se fue a Italia a estudiar Teolog铆a durante cuatro a帽os en el Ateneo Pontificio Salesiano.
 
Ordenaci贸n sacerdotal
Juan Carlos fue ordenado sacerdote el 17 de noviembre de 1973 por Monse帽or Carrera.
Luego estuvo en Ecuador de 1973 a 1975. Cuando regres贸 de Guayaquil se fue a trabajar de p谩rroco en Puerto Santa Cruz . 聯Es mi segunda patria聰, nos dijo el Padre refiri茅ndose a la Patagonia. Luego se fue a Puerto San Juli谩n, para volverse a Buenos Aires debido a complicaciones de salud de sus padres. Al regresar a Santa Cruz, llev贸 a su madre a vivir con 茅l. Recuerda que fue p谩rroco estable de Piedrabuena, localidad situada en Santa Cruz.
El obispo de R铆o Gallegos, Miguel Aleman, le solicit贸 que hiciera la capellan铆a (catequizar a los soldados). Por ello fue que estuvo en el 聯Teatro de Operaciones聰 en los nefastos hechos de la guerra malvinense.
Desarroll贸 su sacerdocio a lo largo de la Patagonia. Ca帽ad贸n Seco y Ushuaia fueron algunos de los sitios donde par贸, y vino a Neuqu茅n con la idea de permanecer por tres d铆as: se qued贸 por 21 a帽os. En nuestra ciudad tambi茅n trabaj贸 en la Feria de Artesanos en el tallado de la madera, y en el hogar de ancianos reside hace una d茅cada.
 
Cuatro d茅cadas de sacerdocio
El padre Juan Carlos acaba de cumplir 40 a帽os de sacerdocio. Es, adem谩s, capell谩n mayor de la Polic铆a provincial.
Cuenta que residen en el hogar alrededor de 50 ancianos, cada uno en su habitaci贸n. A煤n hoy, las Hermanitas forman parte de una congregaci贸n que vive de la limosna: salen todos los d铆as a buscar la colecta. Actualmente la Hermana Madre es Rosario, quien nos cont贸 que hay monjas espa帽olas, colombianas y de la Isla de Zamoa que realizan continuas fiestas religiosas para ayudar al Hogar.
El hogar se encuentra ubicado en la calle Tronador 1358,  en el barrio Confluencia. Viven, afortunadamente, gracias a la ayuda y generosidad de la ciudad.
Una de sus premisas es 聯A los ancianos no les gustan las caras tristes聰, palabras que pronunciara Juana Jugan, su fundadora, y que se hace realidad en cada una de las filiales dispersas por el mundo. Neuqu茅n cumple con su proposici贸n.


Fecha: 03 Nov 2014


Fuente: lmneuquen.com.ar

Estancias disponibles:

Estancias de d铆a para abuelitos

Estancia de d铆a

Horarios de atenci贸n de 9AM a 5PM.
Es un espacio para fortalecer cuerpo y mente a trav茅s de diferentes actividades f铆sicas, terapias ocupacionales, rehabilitaci贸n f铆sica.

Estancia Temporal para adultos mayores

Estancia Temporal

Ideal para personas que por diferentes circunstancias (viajes, remodelaciones o imprevistos) requieren de un lugar para alojarse.

Estancia Permanente para personas de la tercera edad

Estancia Permanente

Apoyo a nuestros residentes en sus cuidados primarios, ofreciendo apoyo las 24 hrs. del d铆a por cuidadoras y enfermeras capacitadas para la atenci贸n de adultos mayores.

Lugar para Rehabilitaci贸n y Recuperaci贸n de adultos mayores

Rehabilitaci贸n y Recuperaci贸n

Estancia para Rehabilitaci贸n y Recuperaci贸n post hospitalaria o post operatoria del adulto mayor.

Durante 20 A脩OS nos hemos distinguido por la atenci贸n y el buen servicio ofrecido.

Blog del adulto mayor

aspectos psicologicos de las personas mayores - casas de retiro para ancianos en queretaro - que caracterizo a la epoca de mis abuelos

C贸mo cuidar a los ancianos que tienen demencia senil

La demencia senil, una enfermedad incurable, afecta al pensamiento, la memoria, la comunicaci贸n y la conducta. Debido a los cambios en el cerebro

Cl韓icas para ancianos - Casas de estancia para adultos mayores - Casas de estancia para adultos mayores en Quer閠aro

Hechos de abuso de personas de la tercera edad

El abuso de ancianos se refiere a un da帽o intencional o negligencia hacia una persona mayor. Seg煤n el Centro Nacional sobre el abuso de ancianos

Casa de descanso para adultos mayores - Noticias sobre ancianos - Cuidado de las personas mayores

La tercera edad, m谩s que un 谩rea de intervenci贸n social en Cruz Roja

El sector de poblaci贸n de la tercera edad es el m谩s numeroso al que atiende Cruz Roja. Para ayudarles en el d铆a a d铆a y apoyar su autonom铆a est谩n