fbpx

Olas de calor: 5 consejos para personas mayores

Olas de calor: 5 consejos para personas mayores, el verano es una época donde disfrutamos del buen tiempo, pero también puede ser peligrosa debido a las altas temperaturas, que pueden provocar graves problemas de salud, como la deshidratación, los golpes de calor o descompensación de pacientes con diferentes enfermedades, especialmente de índole cardiovascular y renal.

Es importante saber que la capacidad para afrontar el calor extremo depende en principio de la respuesta del sistema nervioso central (hipotálamo) a las altas temperaturas, pero también de tener una buena salud y adecuado control de enfermedades crónicas.

Por lo anterior, te compartimos 5 consejos para protegerte del calor si eres una persona mayor o estarás acompañando a una.

  1. Evita salir en las horas con más calor.

Entre las 12 del día y las 5 de la tarde se experimentan las temperaturas más elevadas y hay un alto riesgo de sufrir un golpe de calor. Trata de salir a primera hora de la mañana o al final de la tarde. No olvides usar bloqueador solar y en lo posible utiliza lentes de sol.

  1. Mantenerse hidratado.

La deshidratación es uno de los principales peligros durante las olas de calor. Las personas mayores son más susceptibles a padecerla, ya que tienen una menor capacidad para regular la temperatura.

Por lo anterior, mantener una adecuada hidratación es muy importante y es uno de los pilares para el buen funcionamiento de nuestro organismo porque ayuda a regular la temperatura corporal y participa en muchas de las reacciones químicas del organismo que mantiene las funciones vitales.

Recuerda que debes tomar mucha agua, al menos 2 litros de agua al día.

Para que las personas mayores logren mantenerse hidratados durante el verano, te aconsejamos seguir estas medidas:

Anímalos a beber agua con frecuencia, incluso si no tienen sed.

Ofrece agua fresca y fría a menudo y asegúrate que tengan acceso a ella en todo momento.

Prefiere comidas livianas, de fácil digestión como verduras, frutas y bebidas refrescantes o jaleas, que también ayudan a la hidratación.

  1. Usa ropa ligera y transpirable.

Este tipo de ropa ayuda a que el cuerpo se refresque. Evita los colores oscuros porque absorben el calor y no olvides proteger la cabeza del sol, usando sombrero o gorra.

  1. Evita el alcohol y la cafeína.

Por tener un efecto diurético, provocan una pérdida importante de líquido, aumentando la deshidratación. Es aconsejable evitar su consumo durante las olas de calor. Si aun así decides tomarlos, es importante hacerlo con moderación.

  1. Refréscate con una ducha o un baño frío.

Sin lugar a duda, nada mejor que una buena ducha para refrescarse en los días de calor extremo. Si no existe la posibilidad de tomar un baño, aplica agua fría en la cara, el cuello y las muñecas.

¿Cuáles son los síntomas de alerta frente a una ola de calor?

Un golpe de calor es una condición que ocurre cuando el cuerpo no puede regular su temperatura. Alguna de las señales que estamos frente a uno pueden incluir:

Fatiga.

Mareos.

Náuseas.

Vómitos.

Dolor de cabeza.

Desorientación o confusión.

Pérdida de conciencia

Piel enrojecida y seca.

Fiebre.

Si consideras que alguien está sufriendo un golpe de calor ayúdalo a que reciba asistencia médica de inmediato. Te aconsejamos reservar una atención en el servicio de TeleUrgencia con uno de nuestros urgenciólogos.

Mientras tanto, toma las siguientes medidas:

Lleva al paciente a un lugar fresco y sombreado.

Si tiene mucha ropa, retira la vestimenta extra.

Aplica compresas frías en la cabeza, el cuello y las axilas.

Trata de que beba líquidos. Olas de calor: 5 consejos para personas mayores, como agua o jugos en caso de no haber compromiso de conciencia.

Comentarios de Facebook