VOLUNTARIADO EN LA TERCERA EDAD

El envejecimiento no implica quedarse con los brazos cruzados y perder el tiempo sin hacer nada productivo. Frente a esta problemática la ocupación que gana cada vez más adeptos dentro las personas mayores de todo el mundo es el voluntariado en la tercera edad.

Seniors Voluntarios

El voluntariado en la tercera edad senior consiste en personas que superan los 60 años y que ofrecen de manera gratuita horas del día para colaborar con la sociedad.

Esto tiene que ver con el hecho de que en diversas comunidades o municipios, las instituciones y asociaciones culturales locales precisan de personas con edades avanzadas que quieran realizar labores de guía turístico y así compartir sus conocimientos con los miles de visitantes que frecuentan los patrimonios culturales.

Relaciones intergeneracionales

El voluntariado en la tercera edad va a ser también fundamental para aconsejar o prestar ayuda a los trabajadores activos. Con base en su larga experiencia los ancianos revelarán los secretos de su profesión y sus conocimientos en gestión empresarial a jóvenes emprendedores, pequeñas y medianas empresas (Pymes), y a las ONG con recursos económicos escasos que no tienen acceso a una asesoría comercial. Estas relaciones intergeneracionales permitirán trabajar sobre los errores y fomentar el carácter útil de estos voluntarios.

Solidaridad

Pero el voluntariado en la tercera edad no se limita a actuaciones puntuales, también se desarrollan programas continuos relacionados con acciones sociales, y para tomar parte en estos los ayudantes recibirán formación previa específica.

Además, son muchos los colaboradores que sin coste alguno ofrecen su tiempo para asistir a personas que requieran de un acompañante, como enfermos terminales, personas con incapacidades motrices, o bien que visitan centros de acogida de menores.

Abuelos canguros

Los contratiempos labores dentro del matrimonio implican que tanto el hombre como la mujer deben trabajar más de lo debido para que a sus hijos no les falte nada. Por este motivo, en los últimos años se ha modificado la estructura de cuidado familiar. La falta de tiempo de los padres en el hogar supone que otras personas se pueden encargar del cuidado de sus niños. Frente a la desconfianza ante personas externas al entorno y con la idea de reducir costes, se ha decidido que los abuelos se encarguen de cuidar a las criaturas.

Asimismo, el voluntariado en la tercera edad implica también llegar a las escuelas y guarderías donde los abuelos contarán cuentos o narrarán sus propias aventuras en este mundo para mantener entretenidos a los pequeños oyentes.

Comentarios de Facebook
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿Qué tipo de estancia buscas?